22 jul. 2006

Takashi Fujii - OH MY JULIET!

Aquí tenemos al gay de Takashi Fujii producido por Tommy February. Sólo Tommy es capaz de convertir a este tío en algo digno de ver. Disfrutad del vídeo tanto como yo, espero el disco como si del Santo Grial se tratase.

18 jul. 2006

¿Qué te pone hoy?

Nuestra imaginación a veces nos pone contra las cuerdas; a los hipocondríacos les produce ataques de ansiedad, a los celosos ataques de ira, a los inseguros los marea, a los ingenuos los confunde, a los miedosos los asusta, a los imbéciles les proporciona un lugar en YouTube...
El morbo utiliza la imaginación para instalarse en nuestros deseos, y este hecho ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales para poner cachondo al personal evitando exponer chicha.
En el pasado, cuando la sociedad se autoreprimía, la insinuación era el único recurso que había para mantener la dignidad cuando los deseos iban más allá de lo permitido. Los famosos jueguecitos con el abanico, con los pañuelos, "súbame la cremallera", caritas, guiños... se usaban todo un sinfín de artimañas para evitar que algo pareciese lo que era pero para acabar exactamente como lo que era; un enorme gasto de energía justificado porque uno no se podía permitir sacar el "animal" que llevaba dentro. Luego llegó la represión impuesta, y la gente se insinuaba más que nada para evitar que escándalos, piedras e incluso a veces la "justicia", cayesen sobre uno. Más tarde, por fin, la Libertad, la ansiada Libertad vino a poner las cosas en su sitio, con tanta insinuación y tanta represión a la gente ya se le iba olvidando qué era aquello que tanto les gustaba, pero vino la época del destape, la época en la que no hacía falta tanta milonga, la época de las cosas claras desde el principio, una época que fue posteriormente maltratada y despreciada (y ridiculizada) por "no tener clase". La sociedad no se quiso dar cuenta del desesperado grito de socorro que supuso la época de Pajares y Esteso y volvió a la autorepresión creyendo que entre hacer lo que te dicen y hacer lo que quieres lo mejor es hacer lo que (supuestamente) entre todos decidimos hacer, es decir, se unificó las postura frente al sexo. En estos días, en los que parece que uno habla y el resto asiente como si lo que se dijese hubiese salido de su interior, parece que incluso las fantasías están etiquetadas y repartidas; lejos quedan las conclusiones del pobre de Kinsey, que afirmaba que sexualmente todos éramos únicos y que no se podía definir nada como "normal" o "anormal" dentro de la sexualidad (si acaso más o menos "problemático"). La limitación produce frustración, y la frustración nunca ha llevado a buen puerto a nadie, en los mejores casos a un sentimiento de culpabilidad.
Hoy quiero romper una lanza en favor de todos nosotros, para que todos aceptemos, aunque sea en nuestro interior, nuestros deseos. Quizá llevemos dentro un coprófilo, un voyeur, un gerontófilo o un masoquista, quizá haya en nosotros fantasías que aún no han sido catalogadas, quizá nos atraiga la idea de ver a nuestra pareja follando con otra persona o vestida de ciclista, a lo mejor soñamos con que una mujer pueda encular a un hombre o con jugar a las muñecas con esa persona que tanto nos gusta, las posibilidades son infinitas. Ojalá dejásemos todos de jugar al juego de la "normalidad", hay un mundo entero, lleno de posibilidades detrás de lo explícito, que deja en pañales al típico mamada - folleteo - enculada - corrida en la cara de las películas porno.
Detesto el abuso de lo insinuado, en el 90% de los casos dejar las cosas a la imaginación del otro es consecuencia directa de una falta de imaginación propia.
Cambiando de tercio radicalmente, mirad a Mortal Kitty, desde que descubrí este video aún me gusta más la canción de Mortal Kombat xDDD.